La ortodoncia es un método eficaz que se ocupa de prevenir y corregir irregularidades en la posición de los dientes y maxilares. Una correcta alineación dental permitirá mantener nuestra salud a niveles óptimos y además evitará la acumulación de placa bacteriana en los dientes.

Es obvio que, cuando un paciente este sujeto a un tratamiento de ortodoncia, el éxito del tratamiento depende en gran medida de los cuidados que realice el propio paciente en su día a día, por eso la higiene bucal es más necesaria que nunca.

Para un correcto mantenimiento es necesario seguir una serie de cuidados tras la colocación de la ortodoncia con brackets.

  1. Cepilla los dientes con cuidado después de cada comida. Este primer consejo es fundamental ya que es la base de la higiene diaria. Busca un cepillo de dientes especialmente diseñado para brackets, ya que estos cepillos tienen en el centro una hilera de cerdas más corta, la cual permite limpiar adecuadamente los brackets y la superficie del diente. Cepilla los dientes mínimo dos-tres minutos por cada cepillado. Finaliza con un buen enjuague bucal.
  2. Utiliza una pasta de dientes con flúor. El flúor es una potente sustancia antibacteriana que puede prevenir la aparición de sarro y caries. Además, fortalece el esmalte.
  3. Usar un irrigador dental. El cepillado diario debe complementarse con este accesorio. El agua a presión contribuirá a eliminar los restos de alimentos que queden entre los dientes y los brackets, en concreto en las zonas donde es más difícil acceder con el cepillo.
  4. Usar un cepillo interdental. Igual que con el irrigador, este tipo de cepillo permite llegar a zonas dentales de difícil acceso eliminando los restos de comida que se queda entre los brackets. Es un cepillo largo que se introduce con facilidad en las áreas más pequeñas.
  5. Utiliza hilo dental cada día para asegurarte una higiene óptima. Pasa el hilo dental entre los dientes y también entre los brackets. Existen algunos hilos dentales específicamente diseñados para tratamientos de ortodoncia, que facilitan su manejo en estos casos.
  6. Realiza una limpieza dental cada seis meses en tu clínica dental para eliminar el posible sarro o placa bacteriana que se haya acumulado.
  7. Cuidado con los alimentos. Evita la ingesta de azúcar y carbohidratos en tu dieta. Estos restos se convierten en ácidos que pueden dañar el diente y las encías, además de manchar los dientes. Los primeros días también hay que evitar las carnes con mucha fibra y alimentos duros. Y las frutas, mejor cortadas en trocitos pequeños. Estos alimentos pueden doblar o quebrar el tratamiento y resultar molestos.
  8. Mucha paciencia. Este es uno de los consejos para cuidar los brackets más sencillos y a la vez de los que más cuesta seguir. Un tratamiento con ortodoncia puede llegar a durar hasta 24 meses. Y no todo el mundo sabe llevarlo con deportividad y, sobre todo, con paciencia
  9. Seguir las recomendaciones del dentista. Esta es la clave. Cada paciente requerirá un tratamiento de ortodoncia diferente y como hay muchos tipos de brackets, las recomendaciones deben ser personalizadas, aunque con pautas comunes como las que hemos enumerado en este artículo.

Es muy importante que como paciente siga estos consejos ya que los malos hábitos pueden repercutir en el resultado y duración del tratamiento. En Sé Tú Clínica trabajamos con un equipo de especialistas que te darán los mejores consejos para cuidar tu ortodoncia.

¡Llama al 964 506 745 y empieza a ser tú!