Blog

 

El Bruxismo no es más que rechinar los dientes o apretarlos. Un patrón rítmico de actividad donde los músculos de las mandíbulas se tensan y producen un contacto y rozamiento de los dientes superiores e inferiores.

Este hábito lo llevamos a cabo de una forma inconsciente, sin darnos cuenta, bien mientras trabajamos o estamos concentrados, y en otros casos mientras dormimos. Por este motivo hay que distinguir entre el bruxismo del sueño y el bruxismo despierto o de la vigilia.

El bruxismo despierto o de la vigilia es una contracción muscular sostenida de los músculos de la masticación y región cervical sin función alguna, provocando el apretamiento silencioso de los dientes. El bruxismo despierto se considera que está causado principalmente por estrés asociado a responsabilidades personales, familiares o laborales. 

El bruxismo del sueño se da durante el proceso del sueño produciendo unos movimientos rítmicos de la mandíbula asociados a una intensa excitación neuronal o micro despertares. Se considera una alteración neuronal. El bruxismo del sueño se presenta con el rechinido de los dientes produciendo unos ruidos desagradables de rozamiento entre los dientes, aunque también puede ser un apretamiento silencioso en algunas ocasiones. Suele aparecer durante la fase 2 del sueño, es decir, la más ligera, y en la transición de las fases del sueño siendo sobre todo cuando pasamos al sueño REM. De forma previa al bruxismo sin que nos demos cuenta, el sueño se vuelve más superficial y aumenta la actividad simpática por lo que suelen acompañarlo de movimientos corporales y taquicardias. 

Un exceso de bruxismo de noche puede traer una alta activación del sistema nervioso autónomo como sudoración, palpitaciones o tensión alta. Las personas que sufren este bruxismo mientras duermen, suelen despertarse con molestias en los dientes y la articulación temporomandibular, cefaleas, fatiga y falta de descanso.

En cada caso, dependiendo del tipo de bruxismo que padezca la persona, pueden aparecer o no daño muscular, articular o dental, ya que puede haber diferente intensidad en el caso de cada persona. 

En el caso del bruxismo del sueño no se conocen del todo las causas que pueden provocarlo, pero si se sabe que existen algunos factores que lo pueden producir: alteración fisiológica, factores psicológicos o morfológicos. 

El tratamiento para el bruxismo esta poco desarrollado, pero como medida general conviene revisar la higiene del sueño por si se detecta que algo está agravando el bruxismo. También cabe destacar que a veces esta producido como efecto secundario de algún fármaco que debemos detectar y retirar o cambiar si fuese necesario. En el caso del bruxismo en niños, suele desaparecer a medida que el niño va creciendo.

Dentro de las opciones terapéuticas para los dos tipos de bruxismo que existen esta la intervención odontológica donde se puede corregir la mala oclusión dentaria pudiendo ayudar en algunos casos, o hacer para el paciente una funda dental u otro tipo de prótesis para prevenir o limitar el daño dental, pero sin resolver el problema. Por eso, el mejor tratamiento para el bruxismo es multidisciplinario identificando antes las necesidades. 

La intervención odontológica siempre va a ser muy útil si además la combinamos con terapia psicológica siempre que se identifiquen factores de estrés.  

En Sé Tú Clínica estaremos siempre encantados de atender a nuestros pacientes y nuestro equipo de profesionales les asesorara según sus necesidades. Para ello disponemos de un equipo medico experto en tratar las patologías bucales y mejorar nuestra salud.

 

 

 

¡Llama al 964 506 745 y empieza a ser tú!