Con la aparición de los cigarrillos electrónicos como alternativa a los cigarrillos tradicionales han sido muchas las dudas planteadas sobre sus riesgos para la salud. Durante los últimos años ha habido un incremento considerable del uso de cigarrillos electrónicos sobre todo en adolescentes y adultos jóvenes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), pone en duda su legitimidad como herramienta para ayuda a la deshabituación tabáquica. De lo que no hay duda es de que fumar cigarrillos electrónicos o vapear parece una alternativa mucho más segura ante el tabaco tradicional. La composición de los líquidos utilizados no contiene la gran mayoría de los productos de los cigarrillos tradicionales que son considerados cancerígenos.

El tabaco es el peor enemigo para nuestros dientes y encías. En muchos casos, fumar es la causa de enfermedades periodontales tales como la gingivitis o la periodontitis. Por otro lado, afecta a la parte puramente estética amarilleando nuestros dientes o provocando halitosis. Para tratar las consecuencias del tabaco en su sonrisa, se suelen realizar tratamientos como las carillas o un blanqueamiento dental.

Pero, ¿Cómo afectan los cigarrillos electrónicos a nuestra salud bucal?

El contacto del vapor del cigarrillo electrónico con las mucosas bucales y faríngeas podría causar irritación, sequedad bucal y tos seca. Además, en algunas personas causa úlceras en la lengua, sobre todo al empezar a utilizarlos, según el testimonio de vapeadores.

Del mismo modo, la nicotina y otras sustancias tóxicas que pueden aparecer en este tipo de cigarrillos y que pueden no estar declaradas (como el dietilenglicol y las N-nitrosaminas entre otras) pueden causar citotoxicidad de las mucosas bucales y daño periodontal al influir negativamente en la proliferación de fibroblastos periodontales.

En el lado positivo, el cigarrillo electrónico no produce mal aliento ni mancha de nicotina dientes y dedos

Lo que está claro es que, a priori, no resulta tan nocivo para la salud de dientes y encías como el tabaco. Pero si es cierto que, a la larga, los cigarrillos electrónicos pueden suponer una nueva amenaza para la salud bucal de las personas que los utilizan.

Desde Sé Tú Clínica os aconsejamos a terminar con cualquier hábito que resulte nocivo para la salud en general y para nuestra boca en particular.  Por prevención, es necesario hacerse chequeos si eres usuario de estos cigarrillos para detectar cuanto antes los problemas orales.

 

¡Llama al 964 506 745 y empieza a ser tú!