La diabetes y la salud dental están relacionadas de varias maneras. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas dentales debido a la alta glucosa en sangre y la reducción de la capacidad del cuerpo para combatir infecciones. A continuación, te menciono algunas de las conexiones entre la diabetes y la salud dental:

Enfermedad de las encías (periodontitis): Las personas con diabetes son más propensas a desarrollar enfermedad de las encías. La enfermedad de las encías es una infección bacteriana crónica que afecta las encías y el hueso que sostiene los dientes. La diabetes puede debilitar la capacidad del cuerpo para combatir infecciones, lo que puede llevar a una progresión más rápida de la enfermedad de las encías.

Deterioro de la cicatrización: Las personas con diabetes pueden experimentar una cicatrización más lenta después de una extracción dental, cirugía oral u otros procedimientos dentales. Esto se debe a la reducción del flujo sanguíneo y la respuesta inmunitaria comprometida asociada con la diabetes.

Boca seca (xerostomía): La diabetes mal controlada puede provocar sequedad en la boca debido a una disminución en la producción de saliva. La saliva ayuda a neutralizar los ácidos y proteger los dientes de las caries y las enfermedades de las encías. La boca seca aumenta el riesgo de caries, infecciones fúngicas y dificultades para hablar y comer.

Candidiasis oral: Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones fúngicas en la boca, como la candidiasis oral. La candidiasis oral causa manchas blancas en la lengua y las mucosas, y puede provocar molestias y dificultades para tragar.

Es esencial que las personas con diabetes mantengan una buena higiene bucal y sigan una atención dental regular. Aquí hay algunas medidas clave que se pueden tomar para mantener una buena salud dental:

Controlar los niveles de glucosa en sangre: Mantener los niveles de glucosa en sangre dentro del rango objetivo puede ayudar a prevenir o controlar los problemas dentales asociados con la diabetes.

Cepillado y uso del hilo dental: Cepíllate los dientes al menos dos veces al día y utiliza hilo dental diariamente para eliminar la placa bacteriana y prevenir la enfermedad de las encías.

Visitar al dentista regularmente: Programa visitas dentales periódicas para limpiezas profesionales y exámenes dentales. El dentista puede identificar y tratar problemas dentales antes de que empeoren.

Informar a tu dentista sobre tu condición: Asegúrate de informar a tu dentista sobre tu diabetes y cualquier cambio en tu salud general. Esto les permitirá adaptar tu tratamiento dental según tus necesidades específicas.

Controlar la sequedad bucal: Bebe agua regularmente, chupa caramelos sin azúcar para estimular la producción de saliva y considera el uso de sustitutos de saliva o enjuagues bucales recomendados por tu dentista.

En general, mantener una buena salud bucal es esencial para las personas con diabetes. Al controlar cuidadosamente la diabetes y mantener una buena higiene dental, se puede reducir el riesgo de problemas dentales.

En la clínica dental y medicina estética Sé Tú estamos siempre al lado de nuestros pacientes con un amplio equipo de médicos y ultima tecnología.

¡Llama al 964 506 745 y empieza a ser tú!